Inicio / Columnas / [COLUMNA] ¡Levántate papito! El Estado no nos va a ayudar

[COLUMNA] ¡Levántate papito! El Estado no nos va a ayudar

Todos los años por estas fechas nos vemos invadidos por una gran cantidad de publicidad en radio, televisión, prensa e internet.

Todo Chile se abandera con la causa de la Teletón. Lamentablemente, en los últimos años han aparecido gran cantidad de personas que vía internet critican a la institución y lo que la rodea. “¿Por qué tengo que dar mi plata?” “¿por qué no recurren al estado?”, son preguntas que frecuentemente aparecen en las redes sociales socavando el incesante trabajo de los funcionarios de la institución.

Toda esta odiosidad parece aumentar cuando aparecen grandes empresarios en el escenario haciendo su donación. Pero entonces la pregunta que yo me hago es, ¿quién debe velar por el bienestar de nuestros discapacitados? Y una de las respuestas más frecuentes que se da siempre es: “el estado“. El mismo estado que administra Codelco, Transantiago y el SENAME. El mismo estado corrupto e ineficiente que hace noticias todos los días por su mala administración. Decir que el estado se tiene que hacer cargo de los discapacitados es abandonar nuestras responsabilidades como personas miembros de una sociedad. No es concebible que una institución estatal tenga más responsabilidades que las propias personas, solo las personas tenemos responsabilidades.

Ahora, también tenemos que hacernos una autocrítica como individuos que participamos de la Teletón con una donación y viendo la televisión. No hemos logrado aprender a interactuar con las personas que tienen capacidades diferentes, y claramente para ellos es molesto cuando los miramos con lástima, los tratamos de forma irrespetuosa o como si fueran una carga. Desde ese punto de vista es cierto, tenemos que mejorar, pero el ataque que se hace constantemente a la Teletón no es correcto. Ella cumple una función vital en la sociedad y un día al año nos une en 27 horas de amor.

No se trata de tener compasión por quien tiene una clara desventaja física o mental, se trata de cooperar con ellos, para integrarlos a la sociedad y que puedan participar en ella como cualquier persona. Que los empresarios se beneficien con publicidad no está mal de por sí, pues ellos aportan beneficiando a ambas partes. No está mal que sea la sociedad civil quien asegure el bienestar de los discapacitados, pues somos los individuos en sociedad quienes tenemos la cierta responsabilidad de apoyarlos. Así que, en estas semanas que vienen dejémonos de odiosidades, participemos y organicemos actividades para apoyar esta campaña, aprendamos a ser más inclusivos porque “cuando nuestra sociedad crece en inclusión, nos rehabilitamos todos”.

Por Cristóbal Órbenes

Colegio San Vicente de Chillán.

Revisa tambien

[COLUMNA] El emprendimiento en Chile

Si bien todos sabemos que Chile es uno de los mejores países para vivir en …

Comentarios