Inicio / Noticias / Terrorista Financiero: las potentes redes de influencia del magnate norteamericano George Soros en Chile y su vínculo con la izquierda

Terrorista Financiero: las potentes redes de influencia del magnate norteamericano George Soros en Chile y su vínculo con la izquierda

Particular revuelo ha generado el destape de archivos por parte del grupo activista informático “DCleaks”.

Quienes han desclasificado una serie de documentos donde se comprometen recursos destinados a centenas de entidades no gubernamentales alrededor de todo el mundo. Tal vez el caso más curioso para Chile, es el que ha sido dirigido a darle más profundidad y fuerza al “movimiento estudiantil del 2011” y al partido político de izquierda Revolución Democrática, liderado por el ex dirigente Giorgio Jackson hoy diputado de la República, según consignan los mismos archivos. Y es que el principal agente y cabeza de la “Open Society Fundation” es nada más ni nada menos que el magnate billonario norteamericano George Soros. Ícono del imperialismo mundial.

La respuesta a la fundada acusación de financiamiento no se hizo esperar por parte del ex dirigente estudiantil Giorgio Jackson quien aseguró en su cuenta de twitter que sólo golpearon la puerta de la Unión Europea, Fundación Ford y de la Open Society, de quienes -estos últimos- efectivamente recibieron 12 millones de pesos según dice el mismo diputado, por lo que los titulares de diversos medios nacionales, aunque pequeños, como El Mostrador y la militancia de Revolución Democrática, no se condicen con los hechos, puesto que ellos mismos reconocen haber recibido dineros por parte de la entidad del magnate multimillonario. En palabras de Jackson:

“El 2012 postulamos a fondos internacionales para hacer una síntesis sobre las demandas en educación y democratización. Nos adjudicamos sólo un fondo de Open Society Foundation (en 2012), realizamos actividades, elaboramos productos entregables y lo rendimos como corresponde. OSF apoya muchas iniciativas pro democracia en el mundo. Por ejemplo, en Chile apoyan iniciativas valiosas como Ciper y Ciudadano Inteligente”.

En el documento se pueden observar ( descargar aquí https://docs.google.com/spreadsheets/d/10FUIEQ5463udAGgbKiP8DVNPAv3kmbR1xE1dzOB24Ck/edit#gid=910093046 ) los pagos que se realizaron entre agosto del año 2012 y diciembre de 2015 divididos en tres subvenciones:

“Activismo de Educación – Soporte para una estrategia de desarrollo a medio plazo: El monto donado fue de US$24.990, en el periodo comprendido entre el 1 de agosto de 2012 y el 1 de agosto de 2013.

El segundo aporte fue de US$24.900, entregado a RED http://redparalademocracia.cl/colaboradores/ (Fundación ligada a Revolución Democrática) incluso en los archivos de DC Leaks son tratados como si fuesen una unidad, estos fueron entregados para el periodo entre 1 de noviembre de 2013 y el 1 de abril de 2014. Su motivo fue: ‘Un Diálogo Ciudadano abierto acerca de un nuevo sistema educativo para Chile’.

El tercer donativo fue de US$24.900, también entregados a RED para el lapso entre el 1 de noviembre de 2014 y el 1 de diciembre de 2015. Fue financiado para el proyecto: “Observatorio de la reforma de la educación chilena y la consolidación de la RED”.

El total de la donación de George Soros asciende a la suma de US$74.790, que equivalen a $49.266.416 (cuarenta y nueve millones doscientos sesenta y seis mi cuatrocientos dieciséis pesos). Cifra que podría ascender y que Jackson solo reconoce en parte.

Pero para entender la dimensión del asunto, que va mucho más allá de los montos o el procedimiento que se siguió para conseguir los recursos, es necesario preguntarse, ¿quién es finalmente Soros? El magnate multimillonario es uno de los más controvertidos personajes del globalizado mundo de las finanzas, ha hecho noticia en Chile y Latinoamérica, debido al desenmascaramiento de su multimillonario financiamiento de burócratas internacionales, centros de estudios, cátedras universitarias y ONGs a lo largo y ancho del continente y del mundo.

George Soros se encuentra dentro del ojo del huracán mediático desde el 12 de Septiembre de 1992, día apodado como el “jueves negro” en la historia de las finanzas del Reino Unido, por ser el día en que Soros logró poner de rodillas al banco de Inglaterra, apostando contra la libra esterlina, con lo que impulsó una depreciación importante de la moneda que le redituó mas de 1.000 millones de dólares de la época, cimentando con ello su reputación como uno de los más grandes y nocivos especuladores de monedas en el mundo.

Durante la crisis asiática los gobiernos del sureste de Asia lo denunciaron como uno de los grandes motores de dicha crisis, llegando al punto en que el gobierno de Tailandia lo denominó como un “terrorista” financiero. Pero Soros no restringió su actividad a beneficiarse ayudando a arruinar la vida de millones de afectados por crisis económicas. En el marco político y operando sobre la base de su “Open Society Foundation” y de decenas de fundaciones y organizaciones creadas, financiadas o dependientes indirectamente de él, logró ganar una potente influencia política en los países de Europa, especialmente en aquellos sucesores de la ex-Unión Soviética y según se ha desclasificado, también en Latinoamérica y siendo para nosotros especialmente importante, en Chile.

Esta estructura de poder político fue usada por Soros para crear y dirigir las revoluciones de colores, que sacudieron a Serbia, Georgia, Estonia y en dos ocasiones a Ucrania, todos países en los que se instaló a continuación a gobiernos dependientes y cercanos a los EEUU. La última revolución en Ucrania, que derrocó a un gobierno legítimamente electo, se transformó en una guerra civil que ha costado decenas de miles de vidas y que ha conducido a la confrontación directa entre la OTAN y la Federación Rusa.

Soros también participó para fomentar la intervención occidental en Libia, intervención que ha provocado una carnicería de proporciones, al tiempo que abrió vacíos de poder, que han sido ocupados por el “Estado Islámico”. Su última aventura tiene directa relación con la oleada de refugiados que ha inundado Europa. Agentes de Soros fueron los que formularon el “´Plan Merkel” y han sido estos mismos, los que a través de la prensa, de ONGs europeas, turcas, africanas y árabes, han fomentado y coordinado el movimiento de los desplazados en dirección al viejo continente, proveyéndoles de información respecto de los sistemas sociales y legales de asilo, de las rutas de acceso y de las organizaciones locales con capacidad para apoyarles una vez arribados al continente, al tiempo que creaban expectativas absolutamente desfasadas de la realidad, para tentar a la gente a realizar el peligroso y oneroso periplo.

Todas estas intervenciones han alimentado los rumores respecto de que Soros sería un “asset” (elemento) de la CIA y que sus organizaciones serían en parte organismos de fachada, que le permiten al departamento de estado americano intervenir en terceros paises, con la excusa de ser “no gubernamentales”, pero persiguiendo los intereses de la política exterior del país del norte. Estos rumores han recibido alimento al descubrirse que las transferencias financieras de Soros a distintas organizaciones alrededor del planeta, han alcanzado la sideral suma de 1.000 millones de dolares anuales, durante los últimos 8 años. Esto comprende solo las transferencias descubiertas en los documentos dados a la luz, los que no incluyen el total de la documentación de la “Open Society” asi como tampoco incluyen la documentación de las otras organizaciones creadas por el magnate.

Los montos mencionados reflejan, por lo demás, solo una fracción de la influencia política que Soros ha comprado a lo largo del tiempo. Esto porque su “modus operandi” se reduce a crear las condiciones para que organizaciones y personajes serviles a sus intereses se establezcan y aseguren otras fuentes de financiamiento, las cuales en general son estatales. Una vez logrado esto, las organizaciones quedan en una aparente autonomía de la central, aunque pueden y recurren a ella, cuando necesitan fondos para proyectos mayores, que exceden sus capacidades del momento.

El grupo de activistas informáticos “DCleaks” ha desclasificado 10.000 documentos de la Open Society Fundation, una de las entidades creadas por Soros, para coordinar dichas actividades. Dichos documentos han revelado una amplia red de personas, organizaciones y causas que han recibido dineros del plutócrata y de fundaciones asociadas como la “Ford Foundation”. En Chile, los beneficiados e involucrados de primera linea son o han sido Andrés Velasco, Máximo Pacheco, Soledad Alvear y el partido “Revolución Democrática” liderado por Giorgio Jackson, organización política que fue practicante creada gracias a las donaciones recibidas.

Se debe notar que Soros es un importante accionista de la empresa Barrick Gold, que es la gestora del proyecto Pascua Lama y en la que es socio de David Rockefeller, magnate que aparentemente tiene gran influencia sobre Michelle Bachelet y el diputado comunista Guillermo Tellier, a quienes agasajó con una cena en su honor en Nueva York, hace no muchos años. Barrick Gold es a su vez socia de Andrónico Luksic en la propiedad de la mina Zaldivar, participación por la que el chileno pago 1.000 millones de dolares en mayo del 2016, con lo que se cierra el circulo de magnates, que financian a políticos y organizaciones sociales chilenas.

Estimado lector: A la luz de este breve recuento, de saber quién es George Soros, qué vínculos tiene con la alta jerarquía política chilena y el poder económico nacional, juzgue sin ataduras, sin compromisos y en libertad de conciencia. En conclusión, juzgue usted mismo.

Fuente:
Ivan Ivanovich Czar, periodista libre.
Rodrigo Norambuena, estudiante ingeniería comercial.

Revisa tambien

Lucy Avilés emplazó al gobierno por mineros atrapados en Aysén y de paso alabó gestión de Piñera con el rescate de los 33 mineros

Aún no existen resultados positivos. Desde el viernes que dos mineros se encuentran atrapados en …

Comentarios